"Nunca hay que olvidarse de donde venís" Lali Esposito para cuidad.com (05-07-14)

Lali Espósito y su relación con la fama: "Nunca hay que olvidarse de donde venís"

La ídola teen, que se presentará nuevamente en el teatro Opera, habló con Ciudad.comde la música, su costado más sexy y el amor.

link: http://www.ciudad.com.ar/espectaculos/120039/lali-esposito-relacion-fama-nunca-hay-olvidarse-donde-venis


Con sus 22 años, Lali Espósito ya tiene título de “estrella” asegurado. ¿El secreto? Quizás, además del combo inefable de talento y carisma que la domina, su temeridad. Con un lugar ganado como actriz gracias a una trayectoria que comenzó cuando era una niña de la mano deCris Morena, en 2013 decidió patear el tablero y hacer la apuesta más grande de su carrera: lanzarse como cantante solista.


Refrescante como el pop que propone, Lali habla con pasión de A bailar, su primer trabajo discográfico, que decidió llevar adelante de manera independiente y que presentó en el teatro Opera en abril. Tanto entusiasmo tuvo su correlato en el público, que aceptó la propuesta y la llevó a agregar tres funciones más en calle Corrientes los próximos 8, 9 y 21 de julio.


“La que menos confianza se tenía con el Opera era yo, me aterraba un poco porque es muy grande. Siempre fui muy profesional, pero esto genera que te pongas un chip más exigente todavía. No me relajo para nada. Ahora estoy súper metida en la cocina del espectáculo así que son más horas de trabajo, participo más que antes y tomo más decisiones. También por eso me siento más responsable”, le dice con madurez a Ciudad.com en este mano a mano que recién comienza.

- ¿Cómo manejás la presión de todo lo que te está pasando?

- Estoy muy bien rodeada. Mi familia, mis amigos me ayudan. Hay gente que trabaja ahora conmigo que me vio crecer: el jefe técnico o el encargado de sonido, por ejemplo, fueron los primeros en enseñarme cuando tenía 10 años y ahora hacen mi show. Me encanta verlos disfrutar del espectáculo. Es muy power la situación que vivo.

- Elegiste tu equipo de trabajo y también te involucraste en la composición de los temas, ¿tenías la necesidad de que todo fuera tal cual vos querías?

- Es que es súper mío este proyecto, te puede gustar o no, pero soy yo. Es lo más “yo” que he hecho, está mi cara, mi nombre, no hay ningún personaje de por medio. Son mis ganas de hacer música, lo que tenía ganas de decir en las canciones y los ritmos por los que quería transitar porque a mí me gusta mucho bailar. Además, siempre pensé en el espectáculo antes que en el disco. Me imaginé qué haría en vivo.

- En esta nueva etapa, afloró una faceta más sensual tuya. ¿Tiene que ver con el disco o con la edad?

- Tiene que ver con todo. En realidad, tengo 59 años… (risas) Tiene que ver con el crecimiento lógico de uno, no te mostrás ni tenés la misma personalidad cuando tenés 12 años que 22. Pero sobre todo está relacionado con el estilo. La música que estoy trabajando es pop pero tiene mucha influencia del hip pop también. Es un estilo de música que lleva a una piba de 22 años, que ya tiene otra manera de manejarse, a mostrar todo ese costado. No fue una decisión súper pensada, ni dije ‘ay, me voy a mostrar sexy’. Fue hasta lógico, nadie se puso a pensar si estaba bueno o no porque fue genuino. Fue lo que nos salió cuando intercambiábamos ideas con mi equipo y también era el vestuario que me gustaba ponerme.

- El cambio también provocó que te comparen nada menos que con Shakira.

- ¡Estamos todos locos! Es a quien uno admira así que es re fuerte. Lo agradezco, por supuesto, y te dan más ganas de seguir adelante con todas las fichas que te ponen. Pero sé que tengo que laburar muchísimo, esto recién empieza… ¡El disco salió en marzo! Todo es muy nuevo y todavía queda mucho por mostrar. Aún nos tenemos que ganar al público.

- Empezaste de muy chica, ¿cómo hacés para no marearte con la fama como le ha pasado a más de un niño estrella?

Me pongo un porcentaje de responsabilidad a mí misma porque siempre tuve los mismos pensamientos y los mismos amigos en mi casa. Pero el mayor porcentaje lo tiene mi familia por no permitirme jamás salir de la vida real: el asado, mi sobrino, mis hermanos… la realidad. Yo me junto a tomar mates con mi hermana y hablamos de mi trabajo pero también hablamos del de ella con la misma importancia y el mismo peso. Eso te hace entender que esto es un laburo. Yo soy la misma que era antes de empezar a laburar de esto, aunque fuera muy pequeña. Nunca hay que olvidarse de donde venís.

- Igual, ¿podés entender por qué a veces la fama marea?

- Sí, es entendible cuando sos pequeño. He compartido toda mi vida con elencos de adolescentes y de chicos donde ves gente que se confunde, que no la pasa bien. En vez de ver lo bueno, pensar ‘mirá el laburo que tenés, mirá lo bien que nos va y el lugar que ocupás, disfrutalo’ se preocupan por boludeces como el ego o ese tipo de cosas. Pero todas las veces que he visto situaciones así, mirás al costado, ves a la familia y entendés por qué pasa. Hay una familia que lo avala porque piensa igual y ahí está el error. Por eso hago tan responsable a mis viejos de que no me haya pasado. También tiene una cuota de responsabilidad Cris Morena, porque es una persona que siempre te hace entender lo que cuesta el laburo. Después está la elección personal: yo tengo mis amigos, jamás me olvido de donde vengo y de lo que ha costado todo. Mis viejos han trabajado toda su vida y no fui ajena a ver eso. Uno lo ve y entiende todo desde chico.

- ¿Pensás que quemaste etapas al comenzar a trabajar de tan chica?

- Mirá, como no conozco otra cosa, no te puedo decir si me perdí algo. Conozco mi propia historia. De lo que sí soy consciente, y es lo mejor, es que yo siempre elegí. A mí jamás nadie -ni mis viejos, ni Cris Morena, ni nadie del trabajo- me ha tratado de obligar a elegir una cosa por otra. Cuando tuve que elegir entre grabar el final de una novela e irme de viaje de egresados, yo elegí por motus propio grabar el final de la novela y no irme de viaje de egresados. Pero después iba al colegio y era la delegada del curso, tenía relación con mis compañeros, con los profesores y tenía una vida escolar re normal. Entonces, yo no sentía que me faltaba algo, sino que vivía cada ámbito y cada parte de mi vida con naturalidad, siendo yo misma. En el colegio no era alguien especial, era yo, así me trataban todos y así quería yo que me traten.

- ¿Sentís la responsabilidad de ser una ídola para gente tan joven?

- No, no ando con la mochila puesta que dice ‘soy un referente chicos, lo que yo digo es lo correcto’. Porque yo también soy joven, me equivoco y me mando cagadas, y trato de hacer las cosas lo mejor que puedo porque uno va creciendo y aprendiendo. No soy quién para decir cómo se tienen que hacer las cosas. Sí me siento apta por mi edad, porque no tengo 15 años sino 22, para dar mi opinión. No digo que sea la verdad, sino que es mi opinión. Mis padres me han enseñado que mientras sea con respeto, uno siempre puede decir las cosas que a uno le parecen.

- Cuando criticaste el concepto de bullying mediático (que la familia de Martina Stoessel y Peter Lanzani -actual de la actriz de Violetta y su ex novio- utilizaron), tus palabras tuvieron mucha repercusión.

- Lo que hice en ese caso puntual fue opinar con respeto. Pero lo hago todo el tiempo, esta vez fue muy público. La repercusión pasaba por otro lado, por otras cuestiones más bobas para mí, no por la importancia del comentario. Se desvió el foco. Cada vez que me preguntaron siempre respondí lo mismo del tema, no es que me va cambiando la opinión de acuerdo a lo que va pasando. Tuve una opinión, la di con respeto y no hería nadie, la puedo seguir sosteniendo ahora y mañana, porque es lo que pienso.

- ¿Te arrepentís de haberlo hablado del tema?

- No. ¿De qué me voy a arrepentir? Escucho todo el tiempo gente diciendo cosas con las que no estoy de acuerdo pero es su opinión y hay que respetar la opinión del otro.

- Recientemente confiaste que tu novio, Benjamín Amadeo, es tu mayor crítico, ¿por qué?

- Sí, porque siempre busco la objetividad cuando quiero algún comentario. Y él es una de las personas más objetivas que conaoco. Me ha dicho ‘esto no esta tan bueno’ o ¿‘vos estás cómoda en ese lugar? Porque no se te nota’. Situaciones que uno a veces no ve o no sabe cómo definirlas, él te las dice.

- ¿Ayuda que Benjamín se dedique a lo mismo?

- Sí y además como espectador. Él ha visto muchos shows en Argentina y afuera así que me encanta que me de su visión de lo que hago. Él es músico y durante el proceso del disco, le hacía escuchar todo y también me daba su opinión. En algunas cosas no le di ni bola y en otras me parecía que estaba bueno lo que decía, porque lo veía desde afuera. Siempre me habla desde el amor, su opinión es súper respetuosa y sus críticas son re copadas. Siempre lo escucho y estamos re contra bien como pareja.

Comentarios


Lo más visto del MES